blogDiego-06

Mientras me planteo esta pregunta, busco respuestas en el mural “Las fechas en la historia de México” de Siqueiros en Ciudad Universitaria.

Captura de pantalla 2017-07-14 a las 17.27.17

“Las fechas en la historia de México”, David Alfaro Siqueiros.

1520, año en que los españoles conquistaron territorio azteca; 1810, año en que inició la lucha de Independencia; 1910, la Revolución Mexicana y “19…”

Después de más de un siglo puedo responder que sí, el siguiente gran cambio en México está en 2017 y más sorprendido me encuentro al ser un participante activo de él, sólo que a diferencia de 1910, nuestras armas, organización y formas de protestar son muy diferentes.

Podemos empezar hablando del objetivo que tiene en esta ocasión. Los revolucionarios en 2017 están inconformes en la forma de dar un servicio y se dan cuenta que pueden mejorarlos.

Retan el status quo de lo que existe y odian las estructuras de grandes corporaciones. Su principal arma es ser más arriesgados a la hora de proponer soluciones y asumen las consecuencias que conlleva desarrollarlas.

El tipo de revolución a la que me refiero es la de emprendimiento y tecnología. Hace ya 5 años que me interese por estos temas y me involucré trabajando para startups, participando en comunidades y desarrollando nuevos servicios.
Pequeñas victorias

Aunque la revolución continua, son contundentes y bien identificados los esfuerzos desde cada trinchera. Puedo identificar 3 principales que permiten que nuevos grupos continúen provocado la evidente victoria.

  • Constitución de empresas en un día

A finales de 2015 se lanzó una iniciativa para constituir empresas en un día, puedes leer más info aquí. Un buen avance para quienes saben lo tedioso y burocrático que implica este trámite.

    – Plataformas de financiamiento

Un tema recurrente es la falta de recursos para financiar un proyecto. Afortunadamente podemos celebrar el éxito que tienen iniciativas de ‘crowdfounding’ y empezar a considerar el fondeo colectivo entre amigos e interesados en tu proyecto, como ejemplo puedes considerar Playbusiness para financiar las primeras etapas de tu idea.

  • Lugares para encontrar equipo

Suena fácil empezar un proyecto con amigos y familia pero puedes conocer a tu próximo cofundador, director de tecnología, diseñador, etc. en una comunidad de las tantas que se celebran en la ciudad. Mis recomendaciones son uxnight y startup weekend entre otras.  Es más sencillo empezar con personas que tienen la iniciativa y tiempo para validar tus primeras ideas que esperar a que se alineen las condiciones para trabajar con tus amigos de la universidad.

Hasta este punto puedes pensar que no es el tipo de revolución que imaginabas al principio del blog, pero te equivocas, las revoluciones que involucran un cambio político y una re estructura social se están viendo favorecidas por este movimiento..

Como ejemplo puedo mencionar iniciativas como codeando México. Seguro recuerdas la noticia en 2013 de una app que costaría 115 millones de pesos. Codeando México convocó al reto de la #App115,  el cual logró poner en evidencia el despilfarro de funcionarios públicos.

¿Cuál fue el triunfo del reto #App115? Lograr que los diputados  echaran para abajo el despilfarro de recursos que hubiera significado el otorgar ese contrato millonario a la empresa vinculada al PRI.

¿Qué tan cercano es lo que imaginó Siqueiros cuando dejaba como interrogante en aquel mural la fecha de 19?? al 2017?. Para sorpresa de nosotros el cambio viene desde un grupo de personas que con tecnología causa más impacto que los movimientos en el pasado. Ahora te pregunto, ¿participas de manera directa o indirecta en esta revolución?.

Firma Diego-08

Lou-05

Viajar no solo es conocer a nuevas personas o descubrir paisajes bonitos, sino también es entender cómo funciona un país y su gente. Ya hace 2 años que me fui de Francia para vivir en México y aún sigo siendo sorprendida. Les parece normal poner chile a sus dulces o a su champú y se espantan por verme comer queso oloroso. Creo que es el momento para decirles: “¡no mamen!”. Para hablar más en serio, varias cosas de la vida cotidiana me sorprendieron mucho, les platicaré de unas 3 qué son las que más me chocaron; los horarios (¿es neta?), los pagos (el efectivo es el pasado amigos) y los trámites (el tiempo es tan precioso, no lo gasten).

Los horarios mexicanos

El típico “ahorita te veo”, por favor, ¿quién inventó esta frase?. Fue bastante complicado adaptarme a la noción del tiempo en México. Hasta ahora sigo intentando entender cómo ustedes funcionan amigos. Cuando alguien te dice “a las 9:00 te veo y vamos a cenar”, es obvio que la cita es a las 10:00, pero eso solo lo sabes si puedes traducir el lenguaje mexicano. Entonces aprendí a organizarme en función de los horarios mexicanos, pero pensé que eso solo sucedía en el contexto “privado”, con sus amigos, sus familiares, etc. Pronto me di cuenta que también pasaba en el ámbito laboral, tuve que dar entrevistas y todos los candidatos llegaban con 20 minutos de retraso mínimo. Algo que sería totalmente eliminatorio en Francia pero que aquí parecía bastante normal. Me acostumbré y ahora me parece tan normal que las pocas veces que regresé a Francia me costó mucho llegar a tiempo cuando tenía cita.

¿Y tú, cómo pagas?

La primera vez que fui al supermercado no traía efectivo ni tarjeta, pero tenía mi celular, y cómo tenía mi tarjeta en mi celular pensé que no había problema. Cuando vi la cara del cajero viendo a mi teléfono como una cosa súper extraña pensé que me había equivocado de pantalla. Chequé mi celular y no, estaba la app de mi banco, le pregunté qué estaba pasando y me dijo “¿y yo qué hago con una foto de su tarjeta?”, en ese instante entendí que no conocía esta forma de pago. Puede parecerles extraño pero en Francia ya casi no se usa el efectivo, y los pagos con tarjeta van desapareciendo, dejando paso al teléfono como único medio de pago. Todas estas nuevas tecnologías van llegando poco a poco a México. Hace muy poco empecé a ver terminales de pago adaptadas al pago sin contacto. El sector financiero mexicano se está modernizando y empieza a usar las nuevas herramientas que las fintech les ofrecen para que puedan integrarse a un cambio global y sobre todo para simplificar su vida cotidiana.

Los trámites

Después de mi primer mes en México me llegaron facturas de luz, gas e internet. Busqué durante horas en mi celular las aplicaciones correspondientes y no encontré nada. Intenté meterme a las páginas web para pagar mis facturas y tampoco se podía. Para mí realmente fue un choque, no entendía cómo era posible hoy en 2017 tener que desplazarse a una oficina (con horarios súper restringidos) para pagar facturas. Como tienen los ‘Oxxo’ en cada esquina, no les parece ser un problema tan grande. Pero ¿qué opinan de poder hacer la transferencia directo desde su celular, quedándose en su sofá, viendo su serie favorita?.

Les puedo asegurar que las aplicaciones móviles les simplifican la vida. Y si no existe una app todavía para hacer estos trámites, ¿qué esperan para crearla? ¡Mejorar su futuro está en sus manos!.

Lou-07

 

blogPete-04

Cuando la gente de SBC se puso en contacto con nosotros por primera vez, supimos que algo debíamos estar haciendo bien. A pesar de ser ya casi 200 Fintech tan solo en nuestro país, aparte de las que se encuentran en el resto de LATAM, nos consideraron como parte de las 275 Startup para ser calificadas dentro de su programa. La idea, pero sobretodo el reconocimiento por parte de gente especializada en el sector fue nuestro primer motivo para sentirnos contentos con nuestro trabajo realizado hasta ese momento.

Después de algunas semanas se hizo la selección de los 20 finalistas que estarían presentándose en la CDMX. Nuestra alegría nuevamente se vio impulsada al recibir la noticia de que nosotros seríamos parte de esta experiencia. Habíamos estado leyendo bastante acerca del trabajo realizado por SBC alrededor del mundo, no sólo en el sector Fintech. Nos emocionaba la idea de poder conocer a tanta gente y participar al lado de las mejores Fintech de LATAM.

Finalmente llegaron los ‘Selection Days’ en CDMX. Muy temprano por la mañana salimos con la idea de llegar con tiempo de sobra. Lo que nunca imaginamos es que uno de los neumáticos del auto se iba a reventar en plena autopista Xalapa – Puebla. Y después de un rato de batallar con el cambio, y con el amanecer justo sobre nuestras cabezas, tuvimos que dar marcha atrás, regresar a la ciudad y tomar un autobús a la CDMX para no perder más tiempo. Y el único que habíamos encontrado disponible; a medio día.

Ya con el tiempo encima, un neumático hecho pedazos y la desmañanada en vano, nos pusimos en camino. Lo único que hasta ese momento seguía intacto era nuestro ánimo. Llegamos por la tarde, nos pusimos en contacto con SBC y afortunadamente (esa gente es muy profesional, sensata y comprensiva) no tuvimos problema en llegar tarde.

WhatsApp Image 2017-06-23 at 12.54.17

Fueron dos días muy agotadores. Desde muy temprano por la mañana con los ‘Elevator Pitch’ hasta la última mesa de mentores recorrida en el día. En cada una de ellas conocimos a personas increíbles, amables y encantadoras, pero sobretodo conocedoras y expertas en diferentes ramas del sector financiero. Cada una de sus palabras aportaba algo a nuevo, positivo o diferente a nuestra empresa y a nosotros como emprendedores. Hablar con todos ellos fue realmente el mejor premio y reconocimiento que pudimos haber recibido.

WhatsApp Image 2017-06-15 at 09.59.02

Independientemente de haber sido seleccionados entre las 9 Startups para formar parte del programa, el hecho de tratar con todas esas personalidades de SBC y Finnovista, de sus partners como VISA o Grupo Gentera y todos aquellos mentores, convirtió este evento en una de las mejores y más enriquecedoras experiencias de nuestras vidas. Estamos muy agradecidos por la oprtunidad, apoyo y reconocimiento recibido. Hemos, estamos y seguiremos trabajando muy duro para lograr que FLINK sea un parteaguas en el sector financiero de nuestro país.

19225789_791970924303250_7725974974851602086_n

WhatsApp Image 2017-06-23 at 12.54.19

Al final, volvería a despertarme en la madrugada cien veces, cambiar un neumático otras quinientas veces y pasar por cada una de las dificultades y momentos que pasamos, por volver a pasar momentos tan felices como el que vivimos al lado de SBC durante esos días.

Pete

Alinne blog-03

 

Últimamente ha sido trending topic culparnos de todo lo que pasa en el mundo, que si somos muy perezosos, que si somos muy egocéntricos, que si queremos todo al momento, hasta nos han culpado de haber arruinado el “amor”.

1366_2000

Debo decir que sí, tienen razón y no estamos arrepentidos en lo absoluto. Somos una generación diferente, pero diferente no significa algo malo, queremos cambiar el mundo, queremos comérnoslo de un solo bocado, saborearlo, recorrer cada milímetro del él, perdernos y encontrarnos al mismo tiempo, y claro, lo queremos rápido, pues quién sabe qué es lo que pueda pasar mañana.

Culpar a los millennials es tan popular en estos momentos, que para ahorrarle el trabajo a las generaciones más grandes, he decidido hacer una lista de las cosas que les hemos arruinado, enjoy!

  1. Hemos arruinado su forma de conocer el mundo, sorry not sorry.

Gracias a la tecnología hemos podido llegar a cada pequeño y gran lugar de este planeta, qué digo del planeta, del universo (Hola Marte, see you soon!). Esto nos ha abierto la mente y nos ha dado las ganas para tomar nuestras maletas y salir corriendo al aeropuerto. Gracias a las aplicaciones que hoy en día existen, tipo Airbnb, Skyscanner, Uber, Yelp, por mencionar algunas, viajar, conocer lugares del otro lado del mundo o incluso dentro de nuestro propio país nunca había sido tan fácil. Somos global citizens y esto ha cambiado nuestras vidas. No nos culpen por no sentar cabeza, por nuestras ansias por viajar, por nuestros interminables álbumes de viajes en Facebook e Instagram, solo queremos sentirnos vivos.

  1. Cambiamos la forma de hacer compras, nos lo pueden agradecer después.

En este punto, de lo único que lo sentimos es de nuestros bolsillos vacíos, quién no se quedó con ganas de comprar ese videojuego o esa bolsa hermosa que vio en Vogue hace unos 15 años, bueno ahora no nos quedamos con las ganas de nada, qué importa si esa bolsa la tienes que pedir de China, gracias al internet lo puedes hacer y disfrutar de ese artículo tan deseado en unos cuantos días, la inmediatez con la que conseguimos las cosas hoy en día es inimaginable, muchos dirán que no valoramos el tiempo, pero ¿qué de malo tiene conseguir al instante lo que uno quiere?

  1. Nos declaramos culpables de tener el empleo perfecto, my fault!

Pocos tenemos la fortuna de hacer lo que nos apasiona, de decir que esos 5 años de la universidad no fueron años ni dinero perdido, de convertir nuestros hobbies en empleos, de trabajar en el lugar donde tanto habíamos soñado. Hoy en día puedes desarrollarte profesionalmente, generar ganancias y lo más importante, ser feliz haciendo cosas que ni en un millón de años nuestras abuelitas hubieran imaginado. Existen youtubers, bloggers, vloggers, instagramers, creadores de contenido, entre muchas otras actividades que podemos hacer para ganar dinero y vivir bien, qué digo bien, excelente. Quién iba a imaginar que tomando fotos cool o grabando nuestras vidas íbamos a poder sobrevivir y ser exitosos, gracias instagram y youtube, los amamos mil ❤

  1. Arruinamos las profesiones. ¿Ops?

¿Cuántas veces no hemos escuchado a personas diciendo “A mi me hubiera gustado ser…” ? Hoy en día no hay sueños perdidos, todo lo puedes lograr. Qué importa si estudiaste medicina y ahora quieres convertirte en músico, puedes hacerlo gracias a las miles de páginas de cursos online y videos tutoriales que existen. Hoy puedes aprender todo en internet, desde cómo hacer un regalo DIY con Yuya, hasta cómo volverte un programador experto en Udemy. Que quede claro que no estamos desprestigiando a las universidades ni a ninguna escuela, la educación es algo que agradecemos eternamente a nuestros antecesores, solo decimos que hoy en día está prohibido decir “A mi me hubiera gustado ser…”

  1. Acabamos con los aniquiladores de sueños. Sorry haters…

Cumplir tus sueños no es una leyenda urbana, es una realidad. Aceptemos algo amigos, los millennials somos necios, si se nos mete algo en la cabeza nadie nos para hasta logarlo. Somos emprendedores natos, vomitamos ideas todo el tiempo, qué importa si son buenas o malas, lo que importa es innovar y cambiar el mundo. Soñamos con tener nuestra propia empresa, vivir bajo nuestras propias reglas, si necesitamos algo y no existe lo inventamos, si algo no nos gusta lo cambiamos. Si tienes un sueño, trabaja en ello hasta lograrlo, te prometemos que será la mejor decisión de tu vida, en serio, ¡hazlo!

  1. Rompimos con los servicios injustos y anticuados, Yes, we did it!

Por muchos años nos hemos tenido que adecuar a los servicios creados hace más de 500 años, seriously? Por más malos que sean, ahí seguimos porque no tenemos otra opción, pero amigos, los millennials llegamos al rescate. Las startups cambiaron nuestras vidas y por más que nos digan que hemos arruinado las cosas, para nosotros es diferente, cambiamos lo que no nos gusta, mejoramos servicios injustos, le dimos más importancia a los sentimientos y experiencias que a lo material. Lo sentimos banqueros, Flink llegó para quedarse. Un buen amigo, que aparte es el CEO de Flink, nos dijo una vez “Es como cuando andas con el ‘menos peor’ porque no tienes otra opción”, pues déjame decirte que ahora sí tienes otra opción, no solo con los servicios bancarios, sino con todos los servicios que no te gustan.

Los animo a que busquen, a que inventen, a que cambien, a que innoven, a que no se queden con el menos peor. Somos la generación del cambio, sí, lo queremos todo, sí, nos encanta la inmediatez, sí, somos egocéntricos, sí, somos necios, pero también somos creativos, somos innovadores, tenemos un corazón gigante y vibramos bien bonito. Cumple tus sueños, viaja, emprende, prueba cada rincón del universo que no te vas a arrepentir, te lo aseguro.

De un millennial a otro, we can do it!

Alinne firma-06

 

blogSOFI

 

Si naciste entre el año 1980 y 2000, esto es para ti…

No soy alguien que pueda hablarte de “administrar tu dinero adecuadamente” pero sí puedo darte uno que otro consejo que me ha servido en los últimos días porque me he visto en la necesidad de separar mi dinero para poder pagar mis gastos y no juntarlo con lo de mis comidas o mis idas al cine.

No estoy intentando fomentarte una mayor cultura financiera, pero sí que puedas tomar decisiones más responsables que te permitan no endeudarte o mínimo que no tengan repercusiones en tu futuro.

¿Qué me dices de los pagos en mensualidades?, eres joven, lo entiendo y sé que no te quieres acabar tu dinero en un solo pago, pero conozco muchas personas que siguen pagando artículos que ya ni siquiera tienen gracias a las “24 mensualidades”.

También entiendo que tienes necesidades, pero, ¿por qué no ignoras toda la publicidad del nuevo video juego o del nuevo maquillaje e intentas llevar a cabo el viaje que tanto has deseado o la meta que tanto te has propuesto a corto o lago plazo?.

Tener cosas no significa tener lujos ni excesos… te aseguro que no te has puesto a pensar que primero está tu ingreso y luego los gastos, no al revés.

¿Por qué no piensas un poco en ahorrar un porcentaje de tus ingresos para algo que desees mucho? O también tener un guardadito, no sabes cuando lo vas a necesitar ni para qué.

¿Llevas algún registro sobre tus compras?, empieza por ahí, lleva un registro de cuánto has gastado y cuánto te sobra y si pediste prestado o terminaste endeudado también apúntalo, no me niegues que no les has pedido dinero a tus papas diciéndoles “te lo pago la siguiente semana..”

Y tal vez suena tonto esto que te voy a decir, pero ni siquiera te has puesto a pensar en comenzar tu propio negocio y mucho menos aspiras a tener una vivienda propia.

Te invito a que estés más consciente sobre tu dinero y que tengas tú el poder de tomar las decisiones sobre él, sé más inteligente y no gastes en cosas que se deprecian hasta volverse inservibles.

 

Firma-Sofi

starbucks
Lo primero que tienen que saber es que Starbucks no me dio un solo peso para que yo pudiera viajar. Al contrario, yo dejé de darle mi dinero para tener experiencias en lugar de un café en mano. 
Se preguntarán ¿quién compra un Starbucks todos los días? Y, posiblemente su respuesta sea: Solo los ricos hacen eso. Pues, debo decirles que no. Con mi pequeño sueldo, me privaba de cosas para poder ‘disfrutar de un café diario’ para activar mi día. Ya más una costumbre que un gusto. 

1-1

No me había dado cuenta de cuánto gasto era, pues siempre hacía mis cuentas a corto plazo. -Qué son 40 pesos diarios. Me los gasto en cualquier otra cosa.- Debo decirles que estaba muy equivocado.
Cuando hice la cuenta total, me sorprendí de una manera que nunca imaginé. Esto era lo que estaba gastando anualmente en solo un café diario:
Después de ver esto, investigué un poco y encontré que a esto se le llama: Gasto hormiga. ¿Quién iba a imaginar que esto existía? 
Había sido un golpe muy duro a mi bolsillo, pero más duro para orgullo. Le estaba dando el sueldo de más de un mes a una empresa por venderme una simple taza de café. Y lo peor del caso, estaba trabajando tanto y parte de ese trabajo se estaba yendo en comprarme un café. 
Había estado acostumbrado a querer ahorrar en tres-cuatro meses. Y como mi sueldo no me alcanzaba para ahorrar, pues las vacaciones no eran una opción para mi.
Me di cuenta que los años pasan rápido, y con ellos se nos va la vida. Pero así como pasan los años, así podemos aprovecharlos. Tener ahorros a largo plazo son una muy buena idea. 
Estaba acostumbrado a ahorrar mi dinero a la antigüita, con un ‘cochinito’ en mi sala, para ir guardando cada centavo que se me quedaba en el pantalón, pero siempre terminaba rompiéndolo antes de tiempo o usando ese dinero para otras cosas. Al final no cumplía con el objetivo que me había propuesto.
Era desilusionante. Recordé por qué había dejado de ahorrar. Y llegué a creer que ahorrar no era lo mío. Una vez más estaba equivocado. Simplemente no lo estaba haciendo de la manera correcta.
Por supuesto que a veces necesitamos a ayuda para lograrlo. Tuve que recurrir a la tecnología y a obligarme a hacerlo. Y tuve que administrar mis gastos de manera digital a través de mi teléfono. Como me gustaría que en ese momento hubiera existido
Debo decirles que el año pasó como si hubiera sido una semana. Cuando me había dado cuenta, ya estaba arriba del avión, viendo por la ventana y con el corazón palpitando fuertemente. Lo que para mi (por todas las trabas que la vida me había puesto) parecía imposible, lo estaba logrando. 
2-2-2
¿Valió la pena? totalmente. Cada segundo de esta travesía. Que si bien, pude haber consumido un café de manera diaria durante un año, el sabor que me deja este viaje ha sido más fuerte que cualquier café espresso que Starbucks me pudo haber dado.
Comprar gustos innecesarios una vez está bien. Dos veces, tal vez. Pero con más de tres, ya debes considerar guardar ese dinero y gastarlo en algo que te deje algo más allá que lo material. Gástalo en experiencias de vida. 
Mi consejo es: Toma tu mochila y viaja. Llena tu cabeza de recuerdos, en lugar de un vaso lleno de café.
Memo-04

México y Brasil

Esta semana la empecé leyendo un artículo de ‘El Financiero’ acerca de la actividad Fintech en toda la región de Latinoamérica. Señalan que son 5 los países donde se concentra el 90% de la actividad Fintech: Argentina, Colombia, Chile, México y Brasil. Siendo éstos dos últimos los líderes del sector de acuerdo al Banco Interamericano de Desarrollo.

Pero ¿qué tienen en común Brasil y México que los ha llevado a desarrollar nuevas tecnologías financieras?

  • Son las mayores economías de la región
  • Pasan por un grave problema político relacionado con la corrupción
  • Incertidumbre financiera

Gráfica-02

A pesar de ser consideradas por la CEPAL como las dos mayores economías en América Latina, ambos países cojean de la misma pata. Corrupción desde los más bajos hasta los más altos niveles políticos que generan incertidumbre financiera, protestas y desaprobación por parte del pueblo.

Su crecimiento económico les ha permitido tener acceso a nuevas tecnologías, conocimientos y modelos de otros lugares, sobretodo a la generación de los millennials y a las más jóvenes. Y cuando una generación preparada y que conoce y entiende sus valores busca trascender a partir del cambio y la innovación (no sólo sus intereses personales y económicos), seguramente nos encontraremos con personas dispuestas a trabajar para ofrecer mejores productos y servicios que faciliten, mejoren y agilicen la interacción y la experiencia con el usuario.

Si juntamos todos estos elementos tenemos los escenarios perfectos para el desarrollo Fintech dentro de éstos países. Economías activas (pese a todos los problemas locales y globales), acceso a tecnología e información, capital humano preparado, valores bien cimentados y una problemática grave a resolver.

Recordemos que las Fintech buscan incluir y no excluir a diferencia de las instituciones tradicionales. Buscan acercar y llevar el servicio a todos aquellos usuarios que no se sienten atraídos por los sistemas tradicionales actuales, que se encuentran excluidos o que simplemente no tienen otra alternativa. Centrándose verdaderamente en las necesidades de ellos, con bajos costos y una personalización real del servicio.

Ésta está llamada a ser una revolución financiera en nuestra región. Es por ello que tanto gobiernos como instituciones, como la CNBV, están buscando la manera de regular y amortiguar el impacto de las Fintech con el pretexto de asegurar y evitar posibles perjuicios a los usuarios. En lugar de concentrarse en que las instituciones que desde hace mucho tiempo operan mejoren sus servicios, procesos y prácticas de trabajo.

Así es que te invito a formar parte del movimiento Fintech. Acércate, comunícate e infórmate acerca de las startups que están buscando hacer un verdadero cambio en el sector financiero. En Flink creemos que todas las mejoras que pueden surgir inician a partir de las necesidades y experiencias de los usuarios. De gente como tú y como yo.

Pete